Mineros asturianos y agricultores andaluces conquistan Ginebra

Posted on octubre 12, 2012

1


Los días 29 de mayo y 7 de agosto de 2012 han marcado dos hitos dentro de las movilizaciones sociales que están teniendo lugar en España en el contexto de la denominada crisis económica y sobre todo de su gestión. El primero de ellos supuso el comienzo de una huelga minera en Asturias que se extendió rápidamente a otras regiones mineras de España (Castilla-León y Aragón), que pretendía poner de manifiesto la injusta situación que los recortes del 60 % del presupuesto para la minería llevados a cabo por el gobierno central (incumpliendo así el Plan Nacional de Reserva Estratégico del Carbón 2002/2012) generan en las regiones mineras y aspiraba a negociar dichas condiciones. Por otra parte, el 7 agosto varias decenas de personas entraron en dos grandes superficies en las provincias de Sevilla y Cádiz expropiando alimentos de primera necesidad para luego repartirlos a personas carentes de medios económicos, denunciando así la penosa situación por la que atraviesan miles de familias en España debido a la coyuntura económica a la que hemos sido arrastrados por políticos y otros poderosos personajes.

Cada uno a su manera, estos dos actos de rebeldía consiguieron poner de manifiesto aspectos diferentes de una misma realidad de un modo muy efectivo ya que lograron penetrar en los herméticos mass media y generar un debate que difícilmente se puede escuchar en los grandes medios de comunicación. Cierto es que los procedimientos empleados para conseguirlo han generado una gran polémica, y que el enfoque dado por los medios ha sido mayoritariamente un intento de ridiculización y/o criminalización de dichas acciones. Pero lo que es innegable es la entrega sin tregua de estas personas por conseguir una sociedad más justa para todos/as los ciudadanos/as. Estas dos acciones no han sido más que dos acciones más dentro de una trayectoria activista de muchos años. El único hecho que las hace más relevantes en el contexto actual es tan sólo el haber sido capaces de alcanzar el impacto mediático que han conseguido y el haber salido airosas a pesar de las (en algunos casos ridículas) críticas recibidas gracias a la integridad y calor humano de las personas que las han llevado a cabo.

Segundo Menéndez Collar

Anoche, en Ginebra, tuvimos la inmensa suerte de contar con Segundo Menéndez Collar (uno de los dirigentes de la huelga minera y miembro de la Corriente Sindical de Izquierdas), Antonio Aires Gálvez (Alcalde adjunto de Marinaleda) y Diego Cañamero Valle (Secretario general del SAT) en un acto organizado por SolidaritéS. Cada uno en su estilo, expusieron las luchas que han llevado a cabo los mineros asturianos, el pueblo de Marinaleda (Sevilla) y el Sindicato Andaluz de Trabajadores desde los inicios de la democracia.

Abrió el acto Segundo Menéndez con un emotivo minuto de silencio por los compañeros mineros sudafricanos que perdieron la vida recientemente defendiendo sus derechos. Posteriormente pasó a explicar las razones de la huelga y los métodos utilizados, haciendo un especial énfasis en el hecho de que cerrar las minas en España no significa dejar de consumir carbón, sino comprarlo a un precio más bajo a terceros países donde los derechos humanos y de los trabajadores no son respetados, donde las condiciones cercanas al esclavismo son las que reducen dichos precios. Esta primera exposición se cerró con un relajado aperitivo con tapas “alla española” que permitió a los asistentes acercarse personalmente a los conferenciantes y conversar distendidamente.

A continuación pasamos del norte al sur, en problemáticas y en modos de actuación, en geografía y en maneras de contar los hechos. Antonio Aires comenzó hablando de la historia y la organización de Marinaleda desde que hace 33 años Juan Manuel Sánchez Gordillo se hiciera cargo del ayuntamiento llevando a cabo una serie de reformas radicales, incluyendo la expropiación y posterior explotación a grandes terratenientes de tierras inutilizadas, que hicieron denominar coloquialmente a Marinaleda como “la utopía comunista”.

Antonio Aires Gálvez

Por último, la guinda del pastel la puso un inmenso Diego Cañamero, que con un poderoso y carismático discurso se metió en el bolsillo a todos los asistentes, arrancando aplausos espontáneos en numerosas ocasiones. Habló con una cautivadora gracia andaluza de los problemas reales de la gente y de cómo el SAT ha luchado desde 1976 por defender los derechos de los trabajadores. Su integridad, su sencillez y su humildad llenaron una charla rebosante de argumentos, de realidades y de llamadas a la rebeldía como único método de dañar a un sistema injusto. Denunció la tremenda represión que sufre todo aquel que intenta oponerse al orden establecido y manifestó su orgullo por haber sido arrestado en numerosas ocasiones (“con Calvo Sotelo, con Adolfo Suárez, con Felipe González, con Aznar, con Zapatero y con Rajoy”) por defender a los que menos tienen en situaciones de injusticia. En el turno de preguntas uno de los asistentes propuso a la sala que un modo de apoyo en la distancia podía ser darse de alta en el SAT y no me cabe duda de que más de una afiliación saldrá en los próximos días entre los asistentes.

Diego Cañamero Valle

Para finalizar, sólo me queda agradecer a los organizadores, a los conferenciantes y a los asistentes el haber hecho posible un acto así, permitiéndonos a todos los que vivimos en Ginebra (tanto españoles como no españoles) un acercamiento a España y los movimientos que acaecen en estos momentos, acortando un poco la distancia entre los Alpes y los Pirineos.

Octavio Domínguez es físico, estudiante de doctorado en el CERN. Organiza y participa activamente en las acciones promovidas por el “15M en Ginebra” (@erpianistaguay)

Anuncios
Posted in: historia